5 motivos por los que las startups fracasan

startups 4 minutes read
startup

5 motivos por los cuales muchas startups fracasan antes de llegar al mercado

Los motivos por los cuales muchas startups fracasan son varios. A lo largo de nuestra experiencia desarrollando productos digitales para startups y empresas, existe un patrón muy común sucede cada tanto: las empresas se acercan con productos muy grandes y complejos para construir creyendo que es algo que va a funcionar “seguro”. Esto es un gran error que se suele cometer. Se estima que el 50% de los proyectos tecnológicos no se terminan ejecutando o no cumplen con los objetivos esperados. Hay mas de 5 millones de apps en los stores, pero el 70% solo dura 3 días instalada. Existen diversos motivos por los cuales estos proyectos tienden a fracasar:

1. Proyecto demasiado grande: presupuesto elevado y cambios constantes

Los emprendedores generalmente no cuentan con el presupuesto adecuado para afrontar semejante proyecto y terminan buscando recursos de poca calidad o construyéndolo “como pueden” lo cual genera problemas a la larga. Lo que suele suceder es que las personas que no son del “palo” técnico no comprenden la complejidad o la cantidad de horas hombre que se precisan para construir una solución tecnológica.

Al no conocer el costo en tiempo y dinero de desarrollar un producto digital, suelen colocar excesivas funciones y pantallas, lo que lo arroja como resultado un proyecto complejo y extenso. ¿Para qué construir 100 pantallas? No tenemos idea si el producto va a funcionar ni que quiere exactamente el usuario. Cuanto más grande sea el primer producto a ser lanzado, más dolores de cabeza tendremos.

Desarrollar un proyecto grande requiere muchos detalles a validar por parte del dueño del mismo, y si sumamos a ello que seguramente habrán muchísimos cambios a los largo del desarrollo del mismo, tenemos un producto que nunca verá el mercado o saldrá demasiado tarde o bien no tendrá un rumbo adecuado. Las startups fracasan entonces por querer construir proyectos demasiados grandes.

2. Demorar demasiado en lanzar un producto

Tenemos un producto que demoró demasiado en estar en contacto con el usuario final… y cuando por fin lo puede comenzar a utilizar notamos que o bien todo lo que se desarrolló no está funcionando como esperábamos o el usuario está utilizando sólo algunas funciones del mismo. Si no escuchamos pronto a la voz del consumidor, haremos un producto que solo nos convence puertas adentro y fallaremos. Por ello es muy importante desarrollar una versión mínima del proyecto (llamada Producto Mínimo Viable) que cuente con las características esenciales del mismo.

3. No elegir al equipo de desarrollo y marketing correctos

Un producto digital que desea ser exitoso debe contar con el acompañamiento de un equipo de expertos en el desarrollo de este tipo de soluciones para lograr que los usuarios se enamoren del producto. Otro equipo muy importante es tener un buen equipo en la parte de marketing digital para lograr que el consumidor se acerque a nuestra app y además se enganche con ella. Seleccionar mal un equipo de trabajo, ya sea priorizando un bajo presupuesto, puede llevarnos directo a que la startup fracase.

4. Subestimar al usuario y al mercado

Si trabajamos totalmente puertas adentro y no vamos rápidamente al mercado a validar nuestra hipótesis nunca sabremos si realmente el proyecto va a funcionar. No debemos asumir ni subestimar al mercado. Nuestros supuestos que un producto va a ser un éxito deben ser validados rápidamente, sino experimentamos afuera ya estamos fracasando. Muchas veces los fundadores son demasiados optimistas con que todo va a ir bien y crean soluciones para un mercado inexistente o con baja demanda.

5. Crear un producto que nadie quería

Finalmente tu producto está terminado y publicado, pero si nadie está dispuesto a usarlo y menos a pagar por el, tu producto es malo. Simplemente construiste algo que nadie quería o lo ejecutaste de muy mala manera. Esto es una situación dura de afrontar, pero es la cruda realidad.

Por esto es muy importante comprender como la metodología Lean Startup y su MVP (Producto Mínimo Viable) pueden ayudarnos a minimizar estos problemas y ahorrarnos costos y disgustos.

Lean Startup

Es una metodología para desarrollar negocios y productos. La metodología apunta a acortar los ciclos de desarrollo de productos adoptando una combinación de experimentación impulsada por hipótesis para medir el progreso, lanzamientos de productos iterativos para ganar valiosa retroalimentación de los clientes y aprendizaje validado para medir cuánto se ha aprendido.

Existe una herramienta para poder llevar a cabo esta validación del negocio: El MVP.

¿Qué es un MVP?

Es una versión acotada, en mínima escala del producto a lanzar, que permite a la empresa, equipo de fundadores obtener feedback de parte de los clientes rápidamente y así agilizar el proceso de aprendizaje, con el menor esfuerzo posible. Se trata de construir una primera versión, medir los resultados y aprender de ellos, e iterar mejorando el producto según los resultados que han arrojado.

 

Si tienes algún proyecto / idea en mente, no dudes en contactarnos. En NextDots ofrecemos una consultoría en UI / UX basado en esta metodología de Lean Startup para ayudarte a definir el prototipo para tu MVP. Tenemos el equipo para acompañarte en el proceso de desarrollo.

Escríbenos a NextDotshttp://nextdots.com/#budgetrequest