Convierte tu idea en un producto exitoso

startups Tecnología 12 minutos de lectura

Todos tienen ideas. Las ideas aparecen diariamente en todo momento. Pero eso no significa que todos puedan convertirse en un negocio exitoso.  Las ideas solas no valen nada.

Una idea es el comienzo, es la semilla de un producto exitoso. Sin cuidado y mantenimiento adecuados, no florecerá. Las ideas requieren una investigación del mercado, una buena estrategia y un plan de negocios, sin el cual, las ideas no pueden ir mucho más allá.

Para comenzar a convertir el sueño de inicio en un negocio exitoso, tenga en cuenta:

 

1. Elija una idea de negocio

Tome una idea que lo conmueva, que le apasione y quédese con ella. Quédate con una hasta que no puedas avanzar más. Hasta que lo hayas dado todo.

 

2. Valida esa idea

Su idea no tiene ningún valor si la guarda para usted y no la prueba con clientes reales.

Escribir un plan de negocios con proyecciones a través de estudios de mercado es una forma segura de iniciar el día del juicio final. Nada supera a un cliente real que usa su producto o servicio.

Entonces, ¿cómo llegar a los clientes cuando estás en la etapa de la idea y no quieres gastar una suma enorme en la construcción de algo que no quieren?

Construya un producto mínimo viable o un prototipo. La idea es publicar algo que ofrezca el valor principal de su startup o que resuelva el problema central de sus clientes.

En esta fase podemos utilizar el modelo de “Product Thinking”

 

Product Thinking

Es el proceso en el que se definen los problemas a resolver y la audiencia a la que va dirigido el producto, se establecen las tareas necesarias para llevar a cabo el desarrollo y, detallando los objetivos que se desean alcanzar, se podrá evaluar el grado de éxito del mismo una vez esté en uso.

Pensar en productos significa pensar en los problemas específicos de los usuarios, en los trabajos a realizar, en los objetivos y en los ingresos.

 

Un producto tiene una experiencia de usuario central, que es básicamente la razón por la que existe el producto. Satisface una necesidad o resuelve un problema que tiene la gente. Por eso, se vuelve significativo y proporciona un cierto valor. Si el problema no existe o la solución no se ajusta al problema, el producto pierde sentido y las personas no usan el producto; que a su vez conduce a la caída del producto. Entonces, ¿cómo podemos estar seguros de abordar un problema real? Por desgracia, no podemos estar 100% seguros, pero podemos minimizar el riesgo observando y hablando con la gente. Por lo tanto, descubriendo el problema y construyendo soluciones que los clientes realmente quieren.

 

Piense en los productos y cree las características correctas para las personas adecuadas
Pensar en productos ayuda a desarrollar funciones exitosas. Al definir los problemas que aborda el producto, responde a la pregunta “¿por qué construimos este producto?”. Definir el público objetivo “¿quién tiene estos problemas?” Y definir la solución “¿cómo lo estamos haciendo?” Proporcionará suficiente orientación para crear una nueva función. Establecer un objetivo ayudará a medir el éxito de esta característica.

La definición del producto

Al pensar en productos, los diseñadores de UX deberían ser capaces de responder las siguientes preguntas primero:

  1. ¿Qué problema resolvemos? (Problema del usuario)
  2. ¿Para quién estamos haciendo esto? (Público objetivo).
  3. ¿Por qué estamos haciendo esto? (Visión).
  4. ¿Cómo lo estamos haciendo (Estrategia)
  5. ¿Qué es lo que queremos lograr? (Metas).
  6. Pensar exactamente qué hacemos (Características).

 

El poder del pensamiento del producto

Pensar en los productos brinda a los diseñadores la ventaja de crear las características adecuadas para las personas adecuadas. Ayuda a comprender la experiencia del usuario de un producto como un todo; no solo como Diseño de interacción y Visual de características. Se asegura de que los diseñadores aborden los problemas reales de los usuarios y, por lo tanto, reducen el riesgo de crear algo que nadie quiere. Le da el poder de tomar las decisiones correctas cuando se trata de crear características.

 

“Construir características es fácil, es difícil crear las características correctas para las personas adecuadas”

 

Product Thinking permite a los diseñadores de UX hacer las preguntas correctas, crear las características correctas y comunicarse con las partes interesadas de manera más eficiente. Permite a los diseñadores decir “no” y vacilar antes de agregar nuevas funciones. Cada vez que se solicita una nueva característica o alguien tiene una idea para un nuevo producto, los diseñadores pueden formular las preguntas correctas, antes de dibujar estructuras alámbricas o diseñar diseños sofisticados: “¿Encaja en el producto?” – “¿Sirve a un usuario real? ¿Problema? “-” ¿La gente lo quiere o lo necesita? ¡Primero averigüemos! “Esto mantendrá el producto delgado y efectivo.

 

3. Ejecútala

No hay tal cosa como una idea de un millón de dólares.

Las ideas evolucionan en productos que evolucionan a lo largo de un período de tiempo a través de la retroalimentación y el uso constante de los clientes. Debe construir un prototipo, beta o un producto viable mínimo y ponerlo en manos del cliente. Deje que su cliente decida si la idea es valiosa o no.

Un producto mínimo viable tiene solo las características principales que permiten desplegar el producto, y no más. Permite validar esa idea que creemos será fabolusa… con poco esfuerzo, menos presupuesto y antes de los esperado.

Ayudar a empresarios y emprendedores a entender cuál es su MVP es algo que me apasiona, el poder ayudar a encontrar el sentido de su proyecto a partir de una idea. Convertir ideas en prototipos, prototipos en productos digitales listos para salir al mercado y brindarnos los resultados para poder tomar mejores decisiones orientadas al usuario, al cliente a lo que ellos necesitan resolver.

La etapa inicial de definición de producto y MVP es hasta más importante que el diseño y desarrollo en sí. Si se menosprecia esta etapa, se está cometiendo el error más grande todos. Piense que es más caro: Invertir dinero en algo que la gente no usará o invertir lo necesario en un buen análisis de lo que se desea construir para que realmente le sirva a UD y a su cliente.

En NextDots trabajamos con emprendedores y nuevas empresas que crean su primer MVP. También a menudo hacemos que los clientes pidan rescatar un prototipo a medio terminar o construir uno por primera vez.

Me di cuenta de lo importante que es para los nuevos empresarios tecnológicos entender de antemano lo que implica construir un producto digital, tanto como construir el producto.

La idea principal de MVP es optimizar el aprendizaje validado a través de una pequeña cantidad de esfuerzo.

La mayoría de la gente simplemente no saca sus productos a tiempo y gasta la mayor parte de sus recursos en tratar de construir ese producto perfecto. Ahórrese algo de dolor, tiempo y, sobre todo, dinero en efectivo, y desarrolle un producto que sus clientes quieran.

Encontrar un buen equipo de desarrollo de este producto es vital para que se llegue a un buen puerto. Cómo founder de una agencia digital, recomiendo que elijan agencias … un freelance puede serte útil al inicio pero luego puede dejar todo abandonado en un instante. Pensá en este problema de antemano. No bases todas tus decisiones en el presupuesto (menor). Si tienes poco presupuesto evalúa opciones:

  1. Hacer la etapa prototipado primero (esto te ayudará a buscar inversores, socios o darte tiempo a juntar más dinero)
  2. Buscar Capital de Semilla
  3. Sacar un MVP (lo mismo que el punto 1)
  4. Aplicar a incubadoras (suelen pedir el punto 1 o a veces el punto 3)
  5. Esperar a reunir el dinero

 

4. Encuentra tu mercado

No pierdas tu tiempo en una idea que no se adapta a una gran audiencia. Claro, puede comenzar localmente y expandirse más tarde, pero ¿su idea es resolver las necesidades de unos pocos cientos? ¿Tu idea es escalable para los próximos cien mil? Si no, no estás construyendo un negocio.

Valide si el problema que está tratando de resolver es realmente el problema de las masas. Y no solo el suyo y algunos vecinos y amigos o su red.

 

5. Busque resolver un problema real

Si desea que sus ideas se conviertan en productos exitosos que lo ayuden a crear y mantener un negocio, busque las ideas imprescindibles, que resuelvan un problema real.

“La vida es corta para crear productos que nadie quiere…”

Haga productos que la gente ame, que les solucione un problema.

Conclusión

Una idea es sólo el comienzo. Elegir una de ella, validarla, encontrar el mercado, crear una estrategia de negocios,  ejecutarla con el más mínimo esfuerzo basándose en un diseño pensado en el producto y este mismo pensado para resolver un problema real para el usuario son el comienzo de crear una startup digital que cumpla los objetivos planteados y sea exitosa. Con éxito no me refiero a ganar millones de dólares, puede darse el caso, pero en realidad se hace mención a que cumpla con los objetivos planteados y deje contentos a tus usuarios.

 

 

Javier Olivieri
Founder de NextDots

@javi10823

javier.olivieri@nextdots.com

www.nextdots.com